Consejos, Decoración, Interior

Los baños integrados en el dormitorio, ¿lo sabes todo?

Los baños integrados en el dormitorio es una nueva tendencia y para algunas personas es difícil entender estos ambientes tan íntimos y tan juntos al mismo tiempo. No obstante, hoy te damos las claves para lograr con éxito que alcoba y baño compartan un mismo espacio. Sigue leyendo y toma nota.


Los espacio abiertos están a la orden del día en decoración con el auge del loft. Y, si bien lo más habitual es encontrar la cocina abierta al salón, también son cada vez más frecuentes los baños integrados en el dormitorio.

Existen varios motivos para elegir este tipo de planteamiento de la distribución del espacio en las zonas más íntimas de la vivienda. Uno de ellos es la falta de espacio. Si tenemos un dormitorio pequeño y un baño minúsculo, puede que ganemos metros cuadrados de uso si prescindimos de tabiques y integramos el cuarto de baño en el dormitorio, con su bañera incluida.

Ventajas e inconvenientes de los baños integrados

Los tabiques siempre sirven para dividir el espacio y disminuir el ruido entre ambientes. Aunque dicho así puede parecer obvio, en realidad conviene mencionar esta frase (e incluso leerla y escribirla) para tenerla siempre presente. De hecho, esta es una de las razones por las que triunfan los baños integrados en la habitación. Cuando los metros escasean merece la pena compartirlos para ampliarlos. Puede que las dimensiones de tu casa sean las mismas, pero la concepción del espacio cambia notablemente.

Separaciones mínimas para estructurar el espacio

Aunque seas muy fan de los ambientes diáfanos, será necesario contar con alguna separación, aunque sea mínima, entre la zona de la cama y el baño. Puede ser un muro a media altura que haga las veces de cabecero por uno de sus lados, y sirva por el otro para albergar los lavabos o cualquier otro rincón del baño.

Otra idea es crear desniveles en el suelo para delimitar las zonas diferentes, por ejemplo con escalones. O utilizar determinadas piezas de mobiliario para dividir ligeramente ambas zonas: la de dormir y la de aseo.

En este sentido, uno de los requisitos esenciales que debemos tener en cuenta antes de decidirnos por los baños integrados es contar con el espacio necesario para poder circular con comodidad por el dormitorio. De nada sirve conectar nuestra habitación con el baño si después no podemos movernos con una mínima libertad.

Otras ideas para dividir

Las paredes de cristal son otra de las formas de separar el espacio entre el dormitorio y el baño. El baño queda aislado pero la luz circula con libertad y la sensación de amplitud permanece intacta. En el caso de la zona del inodoro, sí conviene cerrarla y separarla con un panel de cristal translúcido u opaco, por ejemplo, ya que es en este lugar en el que la intimidad ha de ser incuestionable.

También los revestimientos pueden ayudarnos a delimitar los espacios, eligiendo modelos y colores diferentes para cada zona, tanto para el suelo como para las paredes.

La bañera, un elemento decorativo

Los baños integrados en el dormitorio siempre realzan la figura de la bañera, entendiéndola como un objeto de lujo y placer. De hecho, esta forma de plantear el dormitorio está muy relacionada con cómo se entiende el aseo en los hoteles de categoría.

Si te gusta la idea, no lo pienses más y elige una bañera de pie lo más bonita posible en función de tus gustos y del estilo de tu dormitorio. Puede ser más o menos clásica, de época con patas, o muy vanguardista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

98 − 96 =