Consejos, Decoración, Interior

Guía práctica para la reforma de tu cocina

Planificación

Ya sea la razón por la que has decidido realizar un cambio en tu cocina, antes que nada, tendrás que realizar un análisis a fondo para que no se te escape ningún detalle y el resultado de los cambios que quieras hacerle sea perfecto.

Tomar medidas, anotar qué te gusta de lo que ves y qué hechas en falta son uno de los pasos previos que tendrás que hacer para gestionar este gran proyecto. ¿Necesitas una cocina de día a día? ¿una cocina de comidas rápidas? ¿vas a almacenar y cocinar comida, solo a cocinar o almacenar y comer? ¿quieres una cocina abierta o cerrada?

Es importante pensar qué es lo que quieres y para qué la quieres. Una vez te hayas decidido tendrás que estudiar cuáles son las mejores ofertas de lo que necesitas para tu nueva cocina y ponerte manos a la obra.

La cocina es uno de los espacios más importantes de la casa. Es casi el corazón y el alma de la casa. Es un espacio exigente que pide ser ordenado, fácil de limpiar, fluido. Tendrás que tomar medidas de todo. Cocinar tiene que ser gozar.

Tendencias: cocinas abiertas

Cuando es posible, la cocina tiende a abrirse e integrarse con el resto del espacio. Lo ideal es que la cocina conecte con el comedor por funcionalidad. Abrir la cocina no implica necesariamente eliminar tabiques. Prescindir de ellos es solo una opción. Otra opción es delimitar el espacio con otro inmobiliario, bien con una mesa de comedor, con una isla o con un fuerte. Otra opción interesante que considerar es abrir la cocina con un tabique de cristal, que este puede ser fijo, en forma de puerta o móvil en forma de panel. Esta opción permite aislar el espacio cuando se cocina para evitar humos y olores al cocinar.

Hay que tener especial cuidado al abrir la cocina en colocar campana extractora, tiene que aspirar el humo eficazmente y que no sea demasiado ruidosa o molestaría a las personas que hagan uso del salón. También es importante cuidar la estética del mobiliario para que esté en consonancia con el estilo del resto del ambiente.

Las medidas que hay que respetar en la cocina

Hay tres zonas que siempre vas a tener que respetar en tu cocina: la zona de cocción, la de lavado y almacenaje.Éstas deben distribuirse formando un triángulo imaginario en una cocina y nunca juntas. Lo ideal es que dejes un espacio de encimera entre cada una de ellas entre 50-60 cm. Por ejemplo, en una cocina en línea, donde todos los muebles ocupan el mismo frente, respeta esta separación de zonas. Esta idea sirve para optimizar la distribución de la cocina y minimizar los desplazamientos entre las 3 zonas principales respetando la idea de tener una cocinar abierta y cómoda. Según la teoría, por lo tanto, las mejores distribuciones para las cocinas son en U y en paralelo. En el caso de una cocina lineal, pondríamos seguidas zona de almacenamiento, de preparación y, a continuación, el área de cocción. Lo más importante será adaptar el proyecto a ti.

Por comodidad, entre la zona de cocción y el fregadero es recomendable que haya más espacio. Lo que ganes en esta zona te facilitará el cocinado y la limpieza. Intenta que la placa de vitrocerámica no quede pegada a una pared o mueble en columna porque no resultará cómodo y porque este se manchará con salpicaduras. Además, tendrás más movimientos de los brazos al cocinar.

¿Qué medidas tiene una isla de cocina?

Como todo, depende del espacio. Las más pequeñas pueden tener un fondo de 60 cm en los que entra la zona de fregado y el lavavajillas, la placa y el horno. Pueden tener más fondo si colocas muebles por el lado contrario o prolongas en una barra de desayunos con taburetes. La isla puede también ser una superficie extra de preparación, sin incluir o no electrodomésticos o también de almacenaje.

Los materiales de los muebles

El material influirá en la estética y en la resistencia. Hará que soporte mejor o peor el uso. Importante las juntas de los cantos y frentes y los módulos que se encuentran cerca de la zona de cocción. Tendremos varias opciones como muebles laminados, de madera, lacas etc. Todo dependerá de la estética que le queramos dar a nuestra cocina y lo que queramos invertir en ella. En este caso la opción más económica serán los laminados, además éstos cuentan con una gran variedad de colores y texturas. Los lacados te darán gran variedad de colores y son idóneos para una cocina con estética contemporánea. La madera por ejemplo se adapta a todos los estilos.

La iluminación

Existen distintos tipos de iluminación que le podemos dar a la cocina: la general, la puntual y la decorativa.

La general es la que se instala en el techo, o bien con focos empotrados o lámparas colgantes. Aquella que nos dará una iluminación general a la cocina. Para la puntual, es un tipo de luz que suele ir sobre la zona de trabajo, ofrece luz para trabajar cómodamente al preparar los platos o realizar otra tarea. Siempre tenemos que intentar que las luces que instalemos sean de bajo consumo tanto por el medioambiente como por tu factura.

La grifería

Una de las cosas más importantes por su gasto y además ahora por su estilo. Tenemos muchas opciones de las que elegir. Elige un diseño con regulador de caudal para el ahorro de agua. Por suerte la mayoría de los modelos ya lo llevan incorporado. En las cocinas, hay grifos abatibles para colocar delante de ventanas de apertura abatible también y así no entorpecer el recorrido de la hoja. Lo más cómodo es que sean grifos monomando para controlar la apertura y selección de temperatura con una mano (y no se escurre al intentar abrir el grifo con las manos manchadas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 9 =