Consejos, Interior

¿Conoces todos los sistemas de calefacción?

El invierno se acerca y con ello la calefacción de nuestra casa también. Es importante escoger un sistema de calefacción que nos proporcione bienestar y confort. Por ello, en este post te mostramos los diferentes sistema de calefacción para que escojas el más adecuado para tu hogar.

Factores a tener en cuenta

Tener un buen sistema de calefacción es imprescindible para combatir las bajas temperaturas y tener un hogar caliente y confortable. Pero, no todas las casas necesitan los mismos sistemas de climatización, sino que dependerá de algunos factores como: el tamaño de la casa, la orientación de la vivienda, aislamientos, la climatología de la zona…

Hoy te presentamos 6 sistemas de calefacción que debes considerar.

1.   Suelo radiante

El suelo radiante, sin duda es uno de nuestros favoritos. Es un sistema que funciona a través de una canalización de fuente de calor bajo el suelo.  La principal ventaja del suelo radiante es que no le afectan los movimientos de aire por lo que se consigue distribuir el calor de forma homogénea y saludable.

Otras de sus ventajas:

  • Bajo consumo, consigue un ahorro energético de entre un 10% y un 20%.
  • Ambiente saludable, no se produce polvo. Este sistema es aconsejable para personas con problemas de alergias.
  • Su estética y discreción: al no necesitar de ningún elemento extra como radiadores o rejillas, pasa completamente desapercibido. Además, puede trasladarse a paredes, zócalos y techos para también convertirlos en fuente de calor.
  • Opción de enfriamiento

2.   Calefacción a gas

Se trata de un sistema de calefacción eficiente y limpio ya que no contamina. Son muchos los hogares que cuentan con este sistema. Funciona con suministro de gas y con los radiadores para una distribución homogénea del calor por toda la vivienda.Tanto para la calefacción, para la cocina o para la producción de agua caliente se puede escoger entre varios tipos:

  • Gas natural. En este sistema no hay que preocuparse por su almacenamiento ni distribución.
  • Gasóleo C. Puede resultar más peligroso, ya que  se debe almacenar en tanques dentro de la vivienda.
  • Gas propano. Es el más utilizado en pequeñas poblaciones donde no llegas el gas natural. Se puede almacenar en depósitos o pequeños recipientes.

Se necesitan incorporar radiadores para distribuir el calor por la casa. Además, es imprescindible contar con un buen aislamiento térmico de la casa para aprovechar la eficacia y rendimiento del sistema de calefacción.

3.   Calefacción eléctrica

En este sistema de calefacción, la electricidad se convierte en calor siendo una opción económica, ya que no se requiere ninguna obra para su colocación. Es una energía que no emite gases contaminantes y tampoco consume oxígeno. Tampoco necesitar unos cuidados específicos para su mantenimiento y conservación. Es un buen sistema para zona cálidas no es necesario calentar mucho tiempo la casa. Existen dos tipos:

  • Sistema por acumulación. La electricidad se convierte en calor a través de unas resistencias eléctricas que hay dentro del calefactor.
  • Por convectores. Este tipo de calefacción eléctrica funciona mediante un resistencia que caliente el aire que circula a través de los convectores. El agua se calienta mediante un termo. Instalación barata y cuenta con un suministro cómodo de agua caliente.

Existen en el mercado aparatos que se pueden desplazar fácilmente por todas las estancias de la casa y hay otros modelos que son fijos para zonas más concretas. Es un sistema eficiente pero más costoso que el gas.

4.   Emisores termoeléctricos

Los emisores térmicos son capaces de conservar el calor durante mucho más tiempo que los demás sistemas de calefacción eléctrica convencionales. Por ello, necesitan un 30% menos de energía, lo que supone un ahorro en el consumo. Cada radiador es independiente y se puede encender en cualquier lugar sin obras ya que no llevan tuberías ni caldera. Además, llevan incorporado un termostato y un programador.

5.   Chimeneas: calor tradicional

Si quieres conseguir un ambiente cálido y relajante las chimeneas de leña pueden ser tu aliado. Se trata de un sistema de calefacción tradicional que tiene una serie de ventajas:

  • Sistema sostenible y rentable para proteger el medio ambiente.
  • Uno de los sistemas de calefacción más económicos tanto en el combustible como en el mantenimiento.

6.   Bomba de calor

Consigue tener calefacción en invierno y aire acondicionado en verano en un solo aparato. Este sistema de climatización permite disponer de estas dos opciones y por tanto abarata la inversión.

Se trata de un sistema de calefacción eficiente y recomendable para climas cálidos y templados donde los inviernos sean suaves.

Cuéntanos, ¿ya te has decidido por un sistema de calefacción? Esperamos que este post te sirva de ayuda para escoger el sistema más adecuado para tu hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *