Consejos, Decoración, Interior

El microcemento marca tendencia en la decoración de baños

Se trata de un material de reciente uso en hogares que ofrece unos acabados muy modernos y además tiene ventajas considerables en especial para el cuarto de baño. El microcemento en baños se está convirtiendo en una tendencia que vemos cada vez más.

El efecto del microcemento es el de una decoración sencilla y funcional, pero también elegante y actual. El microcemento en baños es un buen material, tanto para hacerlos de cero como para renovarlos por completo. Y se puede utilizar en la ducha, el suelo o las paredes, porque nos ofrece estupendas ventajas.


¿Qué es el microcemento?

El microcemento se puede aplicar sobre cualquier superficie ya que se trata de un revestimiento con base de cemento. Está mezclado con fibras, polímeros, aireadores y otras sustancias, e incluso podemos encontrarlo con diferentes tonos y pigmentos. Porque el microcemento no solo es de color gris, aunque lo veamos en este tono la gran mayoría de las veces, sino que cuenta con muchas tonalidades que se realizan mezclando los pigmentos.

Se trata de un material muy versátil que se puede utilizar para revestir todo tipo de superficies, desde paredes a suelos, sin necesidad de retirar las baldosas o azulejos que había antes, por lo que su aplicación es muy rápida y menos costosa. Su grosor es de 2 o 3 mm, por lo que realmente no supone un gran cambio en suelos o paredes, al contrario de lo que pueda parecer por su aspecto consistente.

¿Por qué elegir el microcemento?

El microcemento cuenta con muchas características que lo convierten en una elección segura en muchas casas. Este tipo de material tiene la gran ventaja de poder aplicarse sobre cualquier superficie sin levantarla demasiado, por lo que no tendremos que retirar baldosas o azulejos. Esto abarata el coste de su instalación y sobre todo el tiempo para hacerlo.

Además, se puede añadir en todo tipo de superficies y  lugares. De forma que podemos verlo tanto en superficies comerciales como en restaurantes o en hogares, en cualquier de sus habitaciones. Es un material sencillo que permite adaptarse a gran cantidad de estilos diferentes.

Por si no fuese suficiente, el microcemento es un material resistente a la abrasión, al calor y al frío, de forma que no tendremos ningún problema en que nos dure años intacto. Es resistente al agua, lo que lo convierte en un material ideal para lugares en los que hay humedad, como por ejemplo el baño. También tiene la cualidad de ser antideslizante, por lo que no tendremos que aplicar ningún producto para evitar resbalar en la ducha por ejemplo.

Este material también resiste bien a los rayos del sol, por lo que no tendremos el problema de que cambie de tono. Hay que decir que podremos elegir muchos pigmentos y colores diferentes, así pues, podremos obtener colores distintos.

Razones para amarlo

No es casualidad que sea uno de los materiales más utilizados tanto para crear como para renovar los baños, después de los azulejos de toda la vida, que se han mostrado muy duraderos a lo largo del tiempo. El microcemento tiene la capacidad de no resultar afectado por el agua o por la humedad, por lo que se utiliza mucho en los baños, como además es duradero y es antideslizante se convierte en un material perfecto para estos espacios, hasta el punto de que se puede utilizar tanto en el suelo como en la ducha, en un suelo continuo.

El estilo es moderno y sencillo, por lo que es un material perfecto para los baños más actuales. Ahora se lleva de nuevo el minimalismo y por eso en muchos casos se utilizan baños con microcemento en tonos grises. También es un material perfecto para mezclar con otros, como los azulejos y las baldosas, de una forma fácil y natural. Como nos permiten jugar con diversos materiales, son ideales para crear un baño a medida según nuestros gustos y necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *